Domingo, 23 de Enero de 2022

La compañía zaragozana Imascono, que va a cumplir este mismo mes sus 10 años de vida, ha logrado alcanzar grandes objetivos y, a día de hoy, trabaja para clientes de la envergadura de Disney, Telefónica, Huawei o Adidas. Con un equipo de 20 personas, han realizado más de 250 proyectos con sus soluciones de tecnología creativa, bautizada por ellos como “imaginación aplicada”, en más de 150 países, desde los Estados Unidos a China, pasando por Kazajistán, Emiratos Árabes u Holanda.

Publicidad

El ceo de la compañía, Héctor Paz, acaba de imponerse en el premio Joven Empresario de Aragón, organizado por AJE Zaragoza y el Instituto Aragónes de Fomento, demostrando que desde la Comunidad se pueden llevar a cabo proyectos emprendedores de éxito.

PREGUNTA. ¿Qué hay que hacer para ganar un premio como el de Joven Empresario de Aragón?

RESPUESTA. Creo que lo más importante es dedicarte a lo que te gusta y compartirlo con un equipo genial de personas que estén en sintonía con tu misma pasión. Además, es necesario mucho esfuerzo, sudor y dedicación.

¿Cómo explicas a alguien poco familiarizado con las nuevas tecnologías a qué se dedica Imascono?

A llevar los videojuegos al mundo de la empresa utilizando nuevos formatos tecnológicos cercanos a la ciencia ficción.

Tener como clientes a Disney o Adobe desde Zaragoza no parece fácil. ¿Cómo lo lograsteis?

Con tesón constante, movimiento comercial incansable e ideas disruptivas para convencer a los grandes directivos de que la imaginación aplicada es el futuro de las empresas.

A tu juicio, ¿cuáles son los mayores obstáculos que puede encontrarse un joven emprendedor que quiere desarrollar una buena idea de negocio?

En primer lugar, uno mismo, ya que puedes llegar a ser frustrante y rematadamente genial en un corto periodo de tiempo. Hay que tener en cuenta que la actitud y los compañeros de viaje son esenciales. Asimismo, por supuesto, uno de los grandes obstáculos es la inversión: nunca es fácil empezar con las manos vacías.

Y esos obstáculos, ¿cómo se superan?

Con un aprendizaje constante, siendo reactivos a los cambios y anticipando la toma de decisiones con un plan estratégico.

Publicidad