Sabado, 03 de Diciembre de 2022

Aragón cuenta con una gran ventaja competitiva respecto a la mayor parte de España de cara al desarrollo económico: un peso de la industria significativo, que la equiparan a valores europeos y sobresale en sectores como el de la automoción o el agroalimentario. Pero para mantener esta posición preeminente es clave que los desarrollos tecnológicos estén a la última para aprovechar todas sus ventajas.

En ese sentido, en la Comunidad se están llevando a cabo once proyectos de investigación que tienen como objetivo desarrollar la Industria 4.0 a través de soluciones tecnológicas que incorporan desde la robótica, el Internet de las Cosas, la Realidad Virtual y Aumentada o la Ciberseguridad. Forman parte del Laboratorio Industria 4.0 del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) y en él participan más 30 investigadores.

Uno de ellos es ‘Digiman 4.0’, una iniciativa encaminada a la producción con cero defectos gracias a la inclusión en la industria de tecnologías digitales. Es, de algún modo, la digitalización absoluta de los controles de calidad, lo que puede suponer un ahorro considerable de piezas que deben desecharse con motivo de errores en su creación. Las simulaciones a través de modelos computacionales y numéricos son la base del proyecto ‘Insilico’, cuyo objetivo es la toma de decisiones en la industria a tiempo real ante problemas sobrevenidos que requieren de una actuación rápida. También en la toma de decisiones trabajan los desarrolladores del proyecto ‘Credible’, basado en la generación de procedimientos de simulación creíbles en el contexto del uso intensivo de datos.

En otro ámbito, la manipulación y transporte de materiales cuentan con diferentes líneas de investigación. Una de ellas es el proyecto ‘Commandia’, que busca soluciones robóticas para automatizar tareas industriales de manipulación y montaje que todavía hoy se realizan de forma manual. Está especialmente enfocado a productos deformables, como pueden ser alimentos, ropa, juguetes o artículos de cuero. Por su parte, ‘FROSCAT’ desarrolla un sistema multi robot para dar cobertura y transportar objetos demasiado grandes y pesados, difíciles de agarrar, demasiado frágiles o demasiado blandos para ser manipulados con un solo robot.

PROSPECCIÓN CON VEHÍCULOS TERRESTRES Y AÉREOS

También trabaja con sistemas multi robot el proyecto ‘DIVCORE’, que suma vehículos terrestres y aéreos para realizar tareas de movimiento coordinado con sensores de visión. El objetivo es poder explorar y monitorizar de manera autónoma un área determinada de interés.

Otro de los proyectos que se desarrollan en el seno del I3A es ‘AUTODUMP’, un proyecto basado en la automatización de escombros en túneles mediante dumpers robotizados. El objetivo del mismo es que sean literalmente robots autónomos los que desalojen los escombros en la construcción de un túnel, un reto que pasa por que el prototipo pueda desplazarse en terrenos irregulares. Por su parte, el proyecto ‘Gemelo Digital’ tiene como objetivo, a través de sensorización, electrónica y sistemas electromecánicos, desarrollar tareas de mantenimiento predictivo a máquinas de lectura de billetes, detectando de forma anticipada posibles errores o averías.

Relacionado con el anterior se encuentra una iniciativa de hardware que incorpora inteligencia artificial para detectar anomalías en billetes de curso legal. El sistema busca detectar detalles como celo, dobles, huecos o valor incorrecto, con el fin de ganar en precisión y seguridad en el conteo. Se basa en tecnologías de sensorización y procesado de datos en tiempo real basado en algoritmos.

INFORMACIÓN GEOESPACIAL PARA USO SOSTENIBLE DE PESTICIDAS

Dentro de la agroindustria, un sistema de gemelo digital para la explotación agraria pretende utilizar datos geoespaciales de un terreno generando un mapa mallado, lo que permite contar con una información amplísima y sectorializada sobre un cultivo. Con estos datos, por ejemplo, se pueden personalizar tratamientos con pesticidas mucho más eficientes y acotados a los puntos donde realmente son necesarios. Por su parte, el proyecto ‘In-Fast’ se centra en uno de los problemas crecientes en las empresas: la ciberseguridad. En concreto, desarrolla procedimientos para proteger infraestructuras críticas para el transporte.

Publicidad