Viernes, 24 de Septiembre de 2021

La portavoz del Gobierno de Zaragoza, María Navarro, ha exhortado a grupos políticos y entidades sociales a no plantear medidas “imposibles” en la Comisión del Futuro después de la pandemia del COVID-19 dada la situación económica del Ayuntamiento, que cifra ahora la merma de ingresos este año en 90 millones de euros.

En palabras de Navarro, el Ayuntamiento de Zaragoza tenía ya una situación económica “muy delicada” y, tras la pandemia de COVID-19, esta es ya “dramática” y, por tanto, las propuestas que salgan de la Comisión del Futuro deberán ajustarse a este panorama.


Publicidad


Así, ha hecho un llamamiento a evitar “vender expectativas frustradas” a personas, colectivos o empresas que viven una situación “dramática” y a esquivar la crispación política de cara a elaborar un dictamen que recoja las medidas urgentes a tomar.

En ese sentido, ha apostado por que el Consistorio se centre en ayudas a los colectivos más vulnerables, que atraviesan una situación “trágica”.

De la disminución de ingresos de 90 millones de euros prevista para este año –hace dos semanas cifrada en solo 64-, la también consejera municipal de Hacienda ha apuntado que se debe fundamentalmente a la “debacle” generada por el menor uso y la pérdida de aforo del transporte público, a lo que se suman la pérdida de actividad económica, la menor recaudación tributaria e incluso la posibilidad de impagos.

UN FONDO DE COMPENSACIÓN

A este respecto ha recalcado que todos los ayuntamientos, con independencia de su color político, han exigido al Gobierno central la creación de un fondo que compense estas pérdidas por el menor uso del transporte público, que “empieza a urgir”, al igual que el resto de medidas aprobadas por unanimidad en el seno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que de momento tampoco se han llevado a cabo.

Además, ha explicado que el Ayuntamiento, a pesar de que tiene todos los escenarios estudiados, no puede dar determinados pasos, como acceder a más endeudamiento, sin conocer primero lo que van a hacer otras administraciones, en referencia a los posibles fondos de compensación o los paquetes de ayudas económicas a los sectores económicos más afectados.

Por su parte, la vicealcaldesa de Zaragoza, Sara Fernández, ha dado cuenta de la sesión de constitución de la Comisión del Futuro, que tiene como objetivo aprobar en un Pleno extraordinario el próximo 5 de junio un dictamen con las medidas consensuadas para afrontar la crisis económica, social y sanitaria.

En ella están presentes, además de los grupos municipales, las seis principales entidades sociales, económicas y vecinales de la ciudad -CEOE, Cepyme, UGT, CC.OO, la Federación de Asociaciones de Barrio de Zaragoza (FABZ) y la Unión Vecinal Cesaraugusta-.


Publicidad


A su juicio, ha quedado claro en la sesión de constitución que los participantes van a hacer un “ejercicio de responsabilidad” porque es fundamental que el Ayuntamiento de Zaragoza adopte una serie de medidas “reales” y “viables”.

Ha pedido, no obstante, una comisión “útil” y no de debate político, así como que las propuestas distingan entre lo urgente y el medio y largo plazo y se ajusten a la situación económica municipal.

Sobre las medidas fiscales ya aprobadas, la vicealcaldesa ha reiterado que el Gobierno de la ciudad no quiere lucrarse con algo que no existe, por lo que continuarán las bonificaciones en las tasas de negocios que no puedan desarrollar su actividad con normalidad y que, asimismo, nuevas medidas se estudian ya de cara a las ordenanzas de 2021.

Publicidad