Miércoles, 06 de Julio de 2022

“Saben que son objetivo de los delincuentes y siempre lo han sido, lo que les ha hecho revelarse es la extremada e innecesaria violencia que ejercen los delincuentes en los robos”. Así de claro se muestra Manuel, un zaragozano que lleva años trabajando con ciudadanos chinos en Zaragoza. 

La reciente noticia de la paliza a una joven china de 24 años que publicaba hace dos semanas HOY ARAGÓN ha hecho saltar las alarmas en esta comunidad de cerca de 5.500 ciudadanos en Zaragoza capital. “continúan en el hospital recuperándose de las heridas y no creemos que vuelva a trabajar más en el bar”, explica Manuel, amigo de un primo de la víctima. 

Dos hombres entraban en el bar donde trabajaba en el barrio zaragozano de La Paz y la emprendían a golpes hasta dejarla inconsciente para posteriormente robar la recaudación de las máquinas tragaperras. “En un momento uno de ellos se acercó para ver si respiraba y al notar el pecho continuó con el robo”, relata uno de los testigos del hecho. 

La policía sigue tras la pista de estos delincuentes violentos; mientras, en la comunidad china ha aumentado la preocupación y a alarma. “En grupos grandes de Whatsapp que tienen y utilizan para avisarse de estas cosas ya ponían que iban a encargarse de buscarlos”, alertaba Manuel.

Pacíficos y muy reservados, los ciudadanos chinos que residen en Zaragoza y regentan una tienda o un bar no siempre han denunciado muchas veces robos y asaltos. “En su país la justicia es dura. Aquí no entienden que unos ladrones roben y amenacen y luego queden en libertad y lo vuelvan a hacer varias veces”, relata Manuel. Una joven en el hospital y otro joven chino todavía atemorizado desde el pasado mes de julio. “En aquella ocasión entraron con una pistola y se la pusieron en la cara para llevarse ¿300 euros? ¿Es necesaria tanta violencia?“, dice Manuel.

ESPECIALISTAS EN ROBAR A ASIÁTICOS

El pasado mes de enero, tres personas eran juzgadas por cometer durante un solo mes en el año  2017 en Zaragoza varios robos en viviendas de familias de origen chino en Huesca y Zaragoza capital. En aquellos robos se llevaron joyas de gran valor y 56.000 euros en metálico. “Saben que guardan dinero en metálico en sus casas y que a las mujeres chinas les gusta comprarse joyas y bolsos caros”, relata Manuel, muy vinculado a ciudadanos chinos en Zaragoza. Los acusados de aquellos robos se enfrentan ahora a casi ocho años de cárcel. 

Los delincuentes, de origen colombiano, reconocieron ante el juez que solo tenían como objetivo a ciudadanos chinos por la cantidad de dinero en metálico que guardan en sus casas. No utilizaron la violencia salvo en el último de sus robos, en el que fueron sorprendidos por la dueña de la casa y tras darle un empujón, cayendo ésta al suelo, salieron huyendo. “A estos robos estaban en parte acostumbrados, pero a la violencia que últimamente muestran en algunos casos como en el de la prima de mi amigo o el chico del bar en julio…“, se sincera Manuel.

La comunidad china que regenta bares o tiendas ya está tomando medidas preventivas y muchos no guardan ni llevan tanto dinero en metálico encima. “No creen en la justicia de España y buscan la manera de salir del paso ellos mismos; intentan evitar llevar cosas lujosas, bolsos, coches, y guardan el dinero en otro lado”, asegura Manuel. 

Publicidad