Viernes, 12 de Agosto de 2022

“Pudo ser una verdadera tragedia”, insisten fuentes consultadas por HOY ARAGÓN. Este diario ya resaltaba ayer en la información sobre este atropello múltiple en Zaragoza que un gran árbol había evitado que el vehículo, fuera de control, hubiese atropellado a más personas. 

Hoy, el autor de los hechos, al que describen testigos presentes en el lugar de los hechos como una persona “que deambulaba por la zona de la tragedia, con voz pastosa, que parecía ausente cuando se percató de lo que había ocasionado“, ha sido dado de alta en el hospital, donde había ingresado por un dolor en el pecho ocasionado por el golpe contra el árbol, y puesto a disposición del juez.

No parece que vaya a enfrentarse a un juicio rápido, frecuentes en aquellos delitos contra la seguridad vial y que concentran sus actuaciones en el Juzgado de Guardia. El juez habría decidido que su delito no está considerado como menos grave, teniendo también encuentra que esta persona acumulaba, según fuentes consultadas, múltiples incidencias en conducción y retiradas de permiso de circulación por hechos similares.

Conducir con una tasa de alcohol superior a la establecida o con presencia de drogas en el organismo constituye una infracción administrativa muy grave con sanciones de hasta 1.000 euros y retirada de 4 a 6 puntos del permiso de conducir. “Esta persona paga la sanción, recupera el carné, se vuelve a examinar con permiso nuevo y vuelve a hacer lo mismo“, explican las mismas fuentes consultadas.

EMPOTRÓ UN BRAZO CON EL ÁRBOL

Tres personas resultaban heridas leves y otra más tenía que ser trasladada al centro hospitalario con heridas de  mayor gravedad. Lo cierto es que tras tomar la curva y salirse de la vía, el vehículo que conducía el autor del atropello, en un primer momento, habría atrapado el brazo a una persona contra el árbol que finalmente frenó su trayectoria. 

La intervención de varios ciudadanos  que se encontraban allí en ese momento y que  consiguieron  liberar el brazo de esta persona, ayudó para que esta víctima fuera trasladada lo más rápido posible al hospital con varias fracturas. A esta hora, sigue ingresado con pronóstico grave. 

La última vez que tuvo lugar en Aragón un hecho de la misma gravedad fue en agosto de 2018, cuando un conductor arrollaba a tres personas en Casetas, Zaragoza, dándose posteriormente a la fuga con su acompañante. Tras ser detenido por la Guardia Civil y sometido a las pruebas pertinentes, daba positivo tanto en alcohol, como en consumo de  drogas. 

Entre los atropellados en aquel momento, se encontraban un matrimonio, ambos de más de 65 años de edad, que resultaron heridos de diversa consideración, ella con la cadera rota y él con fracturas de varias costillas. Tras aquel incidente, el autor de los hechos cumplió cinco meses de prisión y salió de la cárcel pagando una fianza de 2.000 euros y con la prohibición de salir del país. El juez decidirá si el autor de los hechos en Paseo Teruel este pasado lunes sigue en prisión o puede salir a la espera de juicio.

Publicidad