Lunes, 05 de Diciembre de 2022

“Se está comprobando la veracidad de la declaración del testigo y hasta este momento no hay nada que indique que se encuentre en Teruel”. Eran pasadas las diez de la noche del miércoles 3 de junio cuando la Oficina de Información de la Guardia Civil de Teruel sacaba una escueta nota tras la declaración de un vecino de la localidad de Andorra que aseguraba haber visto a Pedro. L.J., conocido como el ‘Rambo’ de Requena.


Publicidad


Se trataba de rebajar la tensión que había generado esta noticia precisamente en una comarca en la que hace 3 años Norbert Feher, conocido como ‘ Igor el ruso’ asesinaba a sangre fría a los guardias civiles Víctor Caballero y Víctor Romero y a José Luis Iranzo, un conocido vecino de la localidad.

Tan solo cinco días después de la publicación de aquella nota informativa se producía la noticia que algunos presagiaban y que muchos en la zona temían y comenzaba la crónica de una tarde angustiosa.

Un fugitivo armado estaba siendo perseguido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad después de haber herido a un Guardia Civil en Muniesa (Teruel). Una frase que circulaba a gran velocidad por las redes sociales y grupos de ‘whatsapp’ y que a muchos volvía a dejar helados.

Manuel, un agricultor de Muniesa (Teruel) llamada a su sobrino para decirle que no se trasladase con el tractor porque había una persona peligrosa suelta, y justo a la misma hora, los alcaldes de las localidades de Andorra, Muniesa y Oliete emitían un bando indicando a sus vecinos que no saliesen de sus casas.

“Todos hemos contenido la respiración porque ya vivimos algo parecido aquí y solo recordarlo nos da terror”, explica una vecina de Oliete.

UNA PERSECUCIÓN DE DOS HORAS

Eran cerca de las cuatro de la tarde cuando, en un control policial en Muniesa, los agentes detenían un vehículo que al parecer iba conducido por el detenido. Al darse cuenta los guardias civiles trataron de retenerlo, momento en el cual disparaba con una escopeta calibre 12 recortada hiriendo a un agente de seguridad ciudadana perteneciente al cuartel de esta localidad turolense.

Pedro Lozano Jiménez, conocido como el ‘Rambo’ de Requena, se daba a la fuga en este vehículo robado y posteriormente se hacía con otro, una furgoneta blanca Citroen C-15 blanco, con el que se trasladaba hasta Andorra. Allí, tras aparcar el vehículo en una calle sin salida, y al verse atrapado, huía a pie de la zona adentrándose en una zona montañosa cercana a la localidad.

Tras una intensa búsqueda, el fugitivo valenciano ha sido abatido por los agentes y, tras ser herido en una pierna, ha sido trasladado al Hospital Universitario Miguel Servet en Zaragoza donde permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos bajo custodia policial y su estado es grave.


Publicidad


Por su parte, el agente herido en Muniesa se encuentra estable en el mismo centro hospitalario tras recibir un disparo en el abdomen y su vida no corre peligro.

Precisamente, hoy el abogado de la Asociación Española de Guardias Civiles, Jorge Piedrafita, y también abogado de la viuda de uno de los dos guardias civiles asesinados por “Igor el ruso” hace tres años se encontraba esta mañana en Teruel y ha querido lamentar el hecho.

“Nos ha traído tristes recuerdos que no olvidados en una zona donde la Guardia Civil hace grandes esfuerzos por vigilar, al ser una zona muy amplia con pocos efectivos”, recordaba.

Publicidad