Martes, 15 de Junio de 2021

Agentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón detuvieron el pasado 2 de junio a un joven extremadamente violento de 18 años de edad como presunto autor de 3 delitos de robo con violencia, 2 delitos de lesiones, 2 delitos de hurto, 3 delitos de receptación y un delito contra la salud pública. Las investigaciones comenzaron al tener conocimiento el Grupo de Robos con Violencia de la Comisaría Provincial de Zaragoza, de la interposición el 22 de mayo de una denuncia por la agresión y posterior robo a una pareja de jóvenes, cuando ambos se encontraban en el Parque de Miralbueno sito en la Calle Francisco Rallo Lahoz.

Según manifestaron los denunciantes, tres varones se acercaron de forma agresiva a ellos, pegándole en la cabeza con un palo a él y propinándole un puñetazo en el ojo a ella, llegando a perder ambos el conocimiento. Los agresores, tras sustraerles la mochila y el teléfono móvil, huyeron rápidamente del lugar. En el lugar se personó una patrulla de Policía Local quien ante la gravedad de las lesiones que presentaban las víctimas, comisionó una ambulancia para su traslado a un centro hospitalario para ser atendidos de sus heridas.

Los agentes identificaron a tres jóvenes que se encontraban en las inmediaciones, descartándose su participación tras hacer las comprobaciones oportunas. Después de realizar las gestiones pertinentes, el Grupo de Robos con violencia logró identificar a uno de los presuntos autores del hecho denunciado el 14 de mayo en el que la víctima manifestó haber sido agredida por dos varones en el momento de acceder al portal de su vivienda, dándole patadas y puñetazos para sustraerle la cartera y el teléfono móvil.

Una vez hechas las comprobaciones necesarias, los agentes concluyeron que efectivamente se trataba del mismo individuo, por lo que procedieron a su localización y detención, interviniéndole en el cacheo de seguridad un teléfono móvil que figuraba sustraído, imputándole además un delito leve de hurto. Una vez autorizado por el Juez el Mandamiento de entrada y registro en el domicilio del detenido,  los agentes intervinieron otros cuatro teléfonos móviles y una tablet cuya sustracción había sido denunciada, así como 280 gramos de “marihuana”, sospechando los actuantes que en el domicilio se estarían realizando actividades compatibles con la receptación de delitos en los que, como contraprestación, se estarían entregando cantidades indeterminadas de sustancia estupefaciente, en este caso de marihuana.

Posteriormente el detenido fue puesto a disposición el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia, quien tras oírlo en declaración decretó su ingreso en prisión.

Publicidad