Miércoles, 01 de Abril de 2020

Los partidos políticos tienden a colocar a sus alfiles siempre en situación ventajosa para coordinar las tripas internas, los llamados tradicionalmente ‘fontaneros‘ de partido.

Son aquellos encargados en gestionar la organización, los altibajos de sus cargos electos, las desavenencias de sus agrupaciones o comités locales y un largo etcétera. Estos quehaceres siempre son desarrollados de puertas para dentro.

Muy pocas veces ven la luz del vertiginoso ritmo de las instituciones de cara a los periodistas o en actos públicos. Es por eso que ocupan cargos poco reconocidos políticamente: desde asesor de un cargo electo hasta asalariado del partido con una mesa fija en la sede.


Publicidad


El último movimiento en esta línea corresponde al número dos de Organización de Ciudadanos en Aragón, Nacho Broto. Ha sido recolocado como asesor político en el grupo provincial del partido naranja en la Diputación Provincial de Zaragoza después de ser, desde noviembre de 2017, trabajador del partido en su sede de Zaragoza.

Un cargo de libre designación otorgado por la jerarquía más cercana al secretario de Organización aragonés, Ramiro Domínguez. Por el momento, el cargo que ocupaba Nacho Broto no será ocupado por nadie en la sede del partido.

La decisión adoptada por recolocar a Broto en la institución provincial, según varias fuentes no oficiales, se enmarca dentro de la estrategia emprendida por un sector crítico de la formación naranja en Aragón, no alineado con su actual líder Daniel Pérez Calvopara preservar a sus activos políticos en distintas instituciones ante el inesperado desenlace del Congreso que emprenderá Ciudadanos en pocas semanas.

Daniel Pérez Calvo, en el centro, durante la campaña electoral como candidato al Gobierno de Aragón, junto con sus compañeros / Cs

El fin de semana del 13 al 15 de marzo, los naranjas deben decidir su futuro liderazgo en el partido tras la marcha de Albert Rivera. Y esto sacude de incertidumbre a los cargos políticos y demás puestos dependientes de la estructura que nazca de esa nueva etapa política por estar sus puestos de libre designación en el aire. El movimiento por colocar a Nacho Broto al calor de la institución provincial responde a eso, apuntan varias fuentes no oficiales.

Por el contrario, el recién contratado como trabajador del grupo municipal -con un sueldo que oscila entre los 15.000 a 18.000 euros netos por una dedicación del 75%- asegura en conversación con HOY ARAGÓN que cuenta “con el aval de la organización nacional tras un proceso de elección con curriculum entre varios candidatos”.


Publicidad


Nacho Broto considera que su nueva labor consiste en la misma que emprendía desde la sede del partido como trabajador pero “con menos líos” entre campañas electorales. Su objetivo reiterado será promover la expansión de Ciudadanos por el territorio así como la implantación en los lugares donde cuenten con estructura.

Principalmente, Nacho Broto cuenta a este periódico que centra su foco de actuación en los municipios del “cinturón de Zaragoza como Alagón, Utebo o La Muela, entre otros”.

Otras fuentes no oficiales, y conocedoras de cómo se ha urdido la contratación, asumen que el nombramiento proviene del entorno del dirigente nacional de Organización, Oriol Burgés. La gran mayoría de dirigentes de Ciudadanos en Aragón se enteraron del nombramiento días después de ser efectivo, a principios de febrero.

LA GUERRA INTERNA

La nueva circunstancia laboral de Nacho Broto se conoce días después de que se pidiera, por parte de los parlamentarios autonómicos, el despido del coordinador del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en las Cortes de Aragón, Carlos Aparicio.


Publicidad


La intención de provocar su despido o cese fue promovida por un sector crítico del propio grupo parlamentario, encabezados por Ramiro Dominguez y Susana Gaspar. Ambos, tradicionalmente enfrentados en otros envites internos por el control orgánico están unidos para lograr menoscabar el liderazgo de Daniel Pérez Calvo.

El diputado y secretario de Organización, Ramiro Domínguez (izqda), durante un pleno de las Cortes de Aragón / HOY ARAGÓN

También se ha emprendido, recientemente, un proceso de investigación interna sobre alguna de las decisiones de Pérez Calvo, como portavoz parlamentario, en distintos nombramientos de dirigentes de Ciudadanos en empresas públicas del Gobierno de Aragón -que les corresponde por representación parlamentaria-.

Ésto último también emprendido por el entorno de Domínguez y Gaspar antes de buscar el despido del coordinador parlamentario, y mano derecha de Pérez Calvo, por unas supuestas dudas en su curriculum que no lograron demostrar públicamente.

Publicidad
No Hay Más Artículos