Miércoles, 21 de Agosto de 2019

La capacidad de generar objetos de tamaños minúsculos abre un horizonte de apasionantes retos científicos. Y ofrece un amplio abanico de posibilidades para el desarrollo de nuevas aplicaciones. Así es como el trabajo de la tesis de un aragonés está arrasando en la comunidad científica.

La fabricación de hilos de reducido tamaño (nanohilos), cuyas dimensiones son de unos pocos nanómetros, es decir, un millón de veces más pequeñas que el milímetro, puede hacer efectiva la lucha contra el cáncer.


Publicidad


El aragonés Javier Pablo Navarro, estudiante de Doctorado de la Universidad de Zaragoza ha utilizado una novedosa técnica basada en la producción de objetos sólidos de pequeño tamaño gracias a la descomposición de un gas mediante un flujo de electrones muy concentrado (deposición inducida por haz focalizado de electrones).

Su investigación, centrada en el crecimiento y caracterización de nanoestructuras magnéticas en tres dimensiones, se enmarca en las actividades del grupo NANOMIDAS (Nanofabricación y Microscopías Avanzadas), reconocido por el Gobierno de Aragón, y ha sido desarrollada en las punteras instalaciones del Laboratorio de Microscopías Avanzadas que alberga el Instituto de Nanociencia de Aragón (INA).

Este extraordinario avance ha dado lugar a una patente para el uso de estos nanohilos en equipos destinados al análisis de materiales magnéticos de diminuto tamaño, logrando una precisión que hasta el momento se aventuraba inalcanzable.

Además, la capacidad de poder utilizar estos objetos tanto en aire como en un medio líquido supone un salto de calidad hasta ahora inexplorado que potencia enormemente su uso, con múltiples aplicaciones.

Actualmente, la empresa española Graphene and Nanotechnologies está explotando la patente desde julio de 2018 con el objetivo de seguir contribuyendo con esta emergente tecnología de especial relevancia.


Publicidad


Por otro lado, el desarrollo de estas estructuras magnéticas también constituye una base fundamental para las futuras y prometedoras tecnologías de almacenamiento de información, en las que los nuevos dispositivos (por ejemplo, memorias de los ordenadores) contarán con un consumo de energía mucho menor que los actuales.

Javier Pablo Navarro es estudiante que desarrolla su tesis doctoral bajo la dirección de José María de Teresa y César Magén, investigadores del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón, instituto mixto de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Zaragoza.