Lunes, 16 de Diciembre de 2019

El líder del PP, Pablo Casado, abrió ayer viernes la campaña electoral del 26M en Zaragoza junto a los candidatos al Gobierno de Aragón, Luis María Beamonte, y al Ayuntamiento de Zaragoza, Jorge Azcón.

El líder del PP hizo una contundente defensa de la automoción, la Travesía Central del Pirineo y la central térmica de Andorra y apelando al voto de la “experiencia” que representan los candidatos populares.

En el acto se presentó el programa electoral europeo junto a la cabeza de lista, Dolors Monserrat, en la ribera del Ebro.


Publicidad


El PP, subrayó Casado, es la mejor alternativa de gobiernos municipales y autonómicos y mostró su apoyo a Beamonte y a Azcón, dos “buenísimos candidatos” que necesitan Aragón y Zaragoza, una ciudad que acumula 16 años de malos gobiernos de izquierdas que “lastran” todas las oportunidades que tiene la ciudad.

Jorge Azcón, por su parte, destacó que Zaragoza no aspira de manera realista su papel en Europa. Por ello, puntualizó que durante los años de gobierno de Pedro Santisteve (Zaragoza en Común) no se ha accedido a los fondos europeos disponibles “por la falta de gestión”.

Por ejemplo, según el candidato del PP, Zaragoza no consiguió “ni un euro” en proyectos estratégicos financiados por Europa como en el incentivo de la economía circular. Tan sólo, aseguró, se obtuvieron 500.000 euros -en cuatro años- para un proyecto de ‘smart cities’. Una cifra que consideró “ridícula”.

“Es incomprensible que el Ayuntamiento no atraiga inversiones europeas. Es una desgracia que Zaragoza no sea el corazón de Europa”, dijo. El dato “definitivo”, dijo, es que Zaragoza ha conseguido entre 2015 y 2018 menos de un millón de euros provenientes de Europa mientras Sevilla ha movido en su economía 100 millones.

Azcón también garantizó que el PP afronta las elecciones como un “equipo” que contrasta con lo que está pasando en otros partidos y en las relaciones que estos cuatro años han tenido el PSOE en el Gobierno de Aragón y Zaragoza en Común en el Ayuntamiento de la capital aragonesa, pensando en “tirarse los trastos a la cabeza” y en mantener sus sillones que en los intereses generales.


Publicidad


“Jorge -apuntó Pablo Casado- tiene un plan para Zaragoza” y ofrece experiencia frente a un alcalde, Pedro Santisteve, conocido por sus “ocurrencias” como la gomina, el cambio de nombre del Pabellón Principe Felipe o los múltiples viajes para actos de partidos.


Publicidad


No Hay Más Artículos