Domingo, 22 de Septiembre de 2019

El PP ha abierto ya el proceso para la presentación de una moción de censura en Huesca que desaloje del sillón de alcalde al socialista Luis Felipe, y ha dado de tiempo a Ciudadanos y a Vox hasta el día de hoy para sumarse a ella, aunque la formación naranja solo la apoyará cuando la aspirante popular, Ana Alós, les pida perdón tras afirmar que el voto en blanco que frustró sus aspiraciones de ser alcaldesa procedía de Ciudadanos.


Publicidad


El grupo municipal del PP ha dejado en la secretaría del Ayuntamiento el documento que deben de rubricar trece concejales de los veinticinco para poder abrir el proceso administrativo de presentación de una moción de censura, y ha dado de tiempo hasta este miércoles a las 13.30 horas para que los ediles se sumen.

El PP cuenta con nueve concejales, tres tiene Ciudadanos y uno Vox, con lo que todos ellos son necesarios para sacar adelante la moción de censura.

UN VOTO EN BLANCO SIN NOMBRE

En la sesión de constitución del consistorio del pasado sábado, cuando parecía que el acuerdo global entre el PP, Vox y Ciudadanos iba a hacer alcaldesa a Alós, un voto en blanco, que nadie se ha atribuido todavía, dio finalmente las alcaldía al candidato del PSOE como cabeza de la lista más votada.

El PP anunció ya entonces la moción de censura que hoy ha activado, pero el cabeza de lista de Ciudadanos, José Luis Cadena, ha asegurado, que antes de valorar cualquier escenario, Ana Alós y el PP tienen que “pedir perdón públicamente”.

Alós aventuró públicamente que el voto en blanco había salido de las filas de Ciudadanos, dando así por sentado que la formación naranja incumplió el pacto de la derecha para Huesca, algo que Cadena ha negado desde el sábado, y por eso exige estas disculpas públicas, dado que se ha puesto “en tela de juicio” el honor de su formación y de sus concejales.


Publicidad


Cadena ha considerado que es “curioso” que después de esos ataques, ahora Alós pida a Ciudadanos “una prueba de fe”. “No podemos permitir esas mentiras“, ha añadido, al tiempo que ha insistido en que tras la petición de perdón hablarán, para evitar partir de un acuerdo de gobierno “que nazca con una falta total de confianza”

En el pacto que firmaron el PP y Ciudadanos figuraba, ha dicho, que él mismo iba a ser primer teniente de alcalde de Huesca y se aseguraba que Vox no iba a entrar en el Gobierno.

“Está visto que Vox quiere entrar” y que el PP “no tenía intención” de cumplir ese acuerdo, ha lamentado, y por eso ha exigido que estas cuestiones se aclaren, porque la confianza “primero hay que ganársela”.


Publicidad


El concejal de Vox en Huesca, Antonio Laborda, por su parte, se ha reafirmado en que su objetivo es “echar al gobierno de izquierdas” del Ayuntamiento, pero ha rehusado decir si va a firmar la petición de censura, algo que hará cuando la organización nacional de su partido le dé permiso.

Antes de firmarlo, en cualquier caso, deberán comprobar si se cumple el acuerdo al que llegaron con el PP para entrar en el gobierno municipal en proporción con su representación, para lo que no ha descartado que se produzca una reunión con los populares.

“Tenemos plena confianza en ellos y ellos deben de tenerla en nosotros, porque somos una fuerza que hemos venido a sumar”, ha concluido.