Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Ciudadanos es un partido veleta. Este ha sido el mantra generalizado durante los últimos meses. Una frase jaleada por su derecha y aplaudida por su izquierda.

Cuando Albert Rivera, con el voto unánime de toda su Ejecutiva, rechazó cualquier acuerdo con el ‘sanchismo’ antes de las elecciones -haciéndolo extensivo a las comunidades pro Pedro Sánchez- todos sus votantes lo aplaudían. Nadie discrepaba. El establishment lo entendía.


Publicidad


Los naranjas superaron todos los registros electorales con el ‘no’ a Sánchez. Los votantes le otorgaron la habilidad de ser la llave, o la cerradura, en casi toda España.

Y ahora estamos en punto muerto. No se vislumbra un gobierno sencillo. Nadie mueve ficha hacía el centro. Y todos miran a Ciudadanos. Los veletas deben decidir, se oye en alguna algarada televisiva.

Y nadie le dice a Sánchez que debe ser él quien se tiene que centrar. Un PSOE que deje de estar anclado en el pasado y para ser un socialismo liberal como sus colegas europeos.

Sorprende ver como aquellos que llamaban veleta a Ciudadanos le piden que gire en su discurso para aupar a Sánchez. El PSOE parece que es inamovible: tiene querencia a pactar con todos -nacionalistas incluidos- antes que moderarse.


Publicidad


Lo mismo le sucede al candidato aragonés Daniel Pérez Calvo. Las presiones por tierra, mar y aire dejaron de ser un juego de niños hace días. Al líder naranja le insisten en que debe moverse hacía el PSOE de Lambán para conformar un gobierno estable.

Lo que sucede es que el entorno del presidente aragonés no acaba de entender la complejidad de Pérez Calvo: no es un político al uso ni se pliega como otros dirigentes de Ciudadanos.

La realidad es bien sencilla. Ciudadanos quiere consagrarse, después de algún volantazo ideológico, como el pilar fundamental del constitucionalismo, la regeneración y la economía liberal. Así de fácil. Y por eso no debe dejar de contagiarse por el espíritu de aquellos que le tiran a los brazos del sanchismo.

¿No deberíamos exigir a Sánchez que se modere, reconozca que no cederá ante los golpistas y que España debe desterrar los acuerdos con los nacionalistas?

Varios millones de españoles votaron naranja por el ‘no’ a Sánchez. Ciudadanos debe hacer valer ese voto. Si giran hacía el PSOE de Sánchez serán veletas de por vida. Y cavaran su tumba electoral.



Contenido patrocinado

loading...
No Hay Más Artículos