Domingo, 26 de Septiembre de 2021

Hace ya varios años se veía una pegatina en algunos coches que decía: “Ser español es un orgullo, aragonés un título”. Ya no se ven, quiero pensar que por razones estéticas y no porque haya decaído el amor a la tierra, pero ¿Realmente es un título ser aragonés? Y, sobre todo: ¿Cuánto nos cuesta ese honor?


Publicidad



Publicidad


Lo primero que hay que aclarar es que, en el mundo de los impuestos, deberíamos hablar de lo que nos cuesta vivir en Aragón, porque no se pagan los impuestos en función del origen, ni de la vecindad civil. La clave es la residencia habitual.

Se declara conforme donde ha residido el mayor número de días: en el año, el contribuyente para renta y patrimonio. Donde ha residido más días de los cinco años previos al fallecimiento el causante en Sucesiones, o el que recibe el regalo en el impuesto sobre Donaciones. Salvo que se done un inmueble, que se declara donde está situado.

¿Y cuánto nos cuesta vivir en Aragón? Pues como muchas cosas depende de con quién te compares, pero veremos que, en general, nos cuesta un buen dinero. Recibir una herencia de 800 mil euros de unos padres que vivían en Aragón sale muy caro. Es la cuarta Comunidad en las que más se paga.

Si, por ejemplo, tus padres vivían en Tarazona pagarías unos 55 mil euros. Pero si residían a 15 kilómetros en Cascante (Navarra) solamente pagas unos 17 mil euros. No llega a un tercio. Es momento de recordar que la Constitución Española dice que todos debemos contribuir mediante un sistema fiscal justo inspirado en el principio de igualdad.

Si tus padres vivían en Madrid pagarías aún menos. Aunque, para cantidades más moderadas la cosa cambia. Por ejemplo, si se heredan 200 mil euros de un residente en Madrid se pagan unos 280 euros. Sin embargo, no se pagaría nada si residiera en Aragón. Aunque, como vemos, la diferencia en este caso es mucho menor.


Publicidad



Publicidad


Recibir una donación es siempre una buena noticia, pero es todavía mejor si no resides en Aragón. Estaríamos, de nuevo, entre las que más se paga. Si un residente aragonés recibe 800 mil euros, pagará, como mínimo, unos 178 mil euros. Hay catorce Comunidades en las que se pagaría mucho menos de la mitad, dos mil euros o menos en cuatro de ellas.

Pero recordemos que la donación de un inmueble tributa donde está el inmueble. Cuando Madrid prácticamente eliminó sucesiones y donaciones para los hijos, acabó provocando una bajada en toda España.

Por ejemplo, Cataluña bajó el impuesto sobre donaciones hasta un porcentaje que va del 5 al 9 %. Cataluña reaccionó así, para frenar a aquellos que traspasaban parte de su patrimonio a sus hijos comprando un piso en Madrid y regalándoselo. No tenían ni que mudarse para tributar en Madrid por la donación.

Al comprar ese piso tendrían ciertos costes (como mínimo el 6 % de ITP que se paga en Madrid), de ahí que Cataluña reduce las donaciones a hijos más o menos a los costes que tenía hacer esa operación. Aragón también ha ido cediendo a esa tendencia, carrera hacia el abismo para unos, bendita competencia fiscal otros, aunque con mucha menos ambición y velocidad que otras comunidades.

En impuesto sobre el Patrimonio, tenemos el dudoso honor de ser, para determinada cantidad de patrimonio, el peor sitio para vivir. Un residente en Aragón puede llegar a pagar más de mil euros por un patrimonio de 800 mil euros, frente a 0 euros que paga en Madrid o Vizcaya un multimillonario.


Publicidad


Tanto en ITP como en IRPF, estamos en la media. Pero es recomendable estudiarse las deducciones especiales que tiene cada Comunidad. Por ejemplo, ahora que el teletrabajo se ha extendido, hay que saber que en Aragón existe una deducción por la adquisición de vivienda en núcleos rurales.

Los títulos nobiliarios hace mucho que no conllevan ningún privilegio, es más, hay que pagar impuestos por ellos. Solamente son honoríficos. Lo mismo que ocurre con ser aragonés, así que la pegatina no iba desencaminada.

*Jaime Navarro Serrate Abogado y asesor fiscal

Publicidad