Viernes, 23 de Agosto de 2019

En los últimos meses no dejan de sucederse un conjunto de noticias que sacuden a la opinión pública con cierto alarmismo.

Un día se informa de múltiples robos con una violencia extrema en el centro de Zaragoza por parte de menas -o inmigrantes adultos-, otro día es un asesinato a a sangre fría en el barrio de Movera, o un apuñalamiento en la céntrica calle José María Lacarra a plena luz del día.

Cada mes -desde entonces- se conoce el hallazgo de cadáveres a la deriva en el río Ebro por circunstancias varias. Sin olvidar el asesinato de odio a manos del okupa Rodrigo Lanza al zaragozano de los tirantes de la bandera de España, Víctor Laínez.


Publicidad


Casi todas estas informaciones se hacen virales en las redes sociales. Alguna de ellas han sido las más leídas e incluso comentadas en este periódico. Y la pregunta es siempre la misma: ¿Todos estos sucesos tan alarmantes son circunstanciales o empezarán a ser algo recurrente en la ciudad?

“¿Todos estos sucesos tan alarmantes son circunstanciales o empezarán a ser algo recurrente en la ciudad?”

Es evidente que el papel de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado es impecable en cada una de las acciones criminales. Tanto por su eficacia en evitarlas -las que apenas que generan noticias- como por el papel investigador posterior al suceso.

Sin embargo, algo no funciona. La criminalidad en la ciudad está repuntando generando alarmismo en los vecinos de Zaragoza.


Publicidad


La última detención de 14 inmigrantes, seis de ellos menas, por el uso de la violencia extrema para perpetrar robos de madrugada, e incluso con el uso de la peligrosa maniobra del ‘mata león’ genera incertidumbre.

Y alguien debería dar respuestas para tranquilizar, o para actuar con contundencia.