Jueves, 29 de Septiembre de 2022

Según la RAE, el término fisioterapia se refiere al tratamiento de lesiones, especialmente traumáticas, por medios físicos, como el calor, el frío o el ultrasonido, o por ejercicios, masajes o medios mecánicos. En la Clínica HLA Montpellier se tratan mayoritariamente patologías traumatológicas, post cirugías de hombro y rodilla y cervicalgias o lumbalgias. Dolencias provocadas generalmente por movimientos repetitivos o malas posiciones mantenidas tanto en el trabajo como en la vida cotidiana.

En estos tratamientos se evalúa y trata a personas cuyo movimiento se encuentra limitado a causa de una lesión, enfermedad o deterioro por la edad. “Los tratamientos que más utilizamos son antiinflamatorios y analgésicos a través de aparatos de ultrasonidos, electroterapia de alta frecuencia, magnetoterapia y electroestimulación TENS. También se practican movilizaciones tanto pasivas como activo asistidas en pacientes operados. También es importante reeducar los movimientos perdidos para que el paciente los realice correctamente”, señala Alfredo Pérez Galdámez, coordinador de la Unidad de Fisioterapia de HLA Montpellier.


Publicidad



Publicidad


La tecnología juega un papel muy importante en el tratamiento de lesiones, cirugías y padecimientos musculoesqueléticos.  Tanto como para minimizar posibles secuelas que afecten a la movilidad, independencia y funcionalidad de las personas. Asimismo, un programa de rehabilitación física realmente efectivo será aquel que implemente estos avances en la disminución del dolor y del tiempo de recuperación. Sin olvidar el balance de las cadenas musculares y la reactivación de los mecanismos neurológicos del movimiento.

Una vez realizado el diagnóstico de fisioterapia, establecidos los objetivos y planificada la intervención – y siempre reevaluando los efectos obtenidos para volver a reprogramar- se ponen en marcha las técnicas y herramientas necesarias. “Es fundamental acompañar al paciente durante todo el proceso de rehabilitación para prevenir una mala recuperación”, añade el profesional. Además, incide, “el fisioterapeuta necesita del paciente toda la información posible y veraz para llevar a cabo un buen tratamiento, tanto al principio como durante toda la rehabilitación, para hacer posibles modificaciones en el tratamiento”.


Publicidad



Publicidad


LA FISIOTERAPIA UNA CIENCIA COMPLETA

El éxito de un proceso de rehabilitación requiere abordar todas las esferas que rodean al paciente a nivel físico, funcional, psicológico y social, manteniendo al paciente en el centro del cuidado. “Cada paciente es diferente. Aunque tengan patologías parecidas, cada uno es único biomecánicamente por naturaleza, por su tipo de trabajo, por el tipo de actividad física que realiza, etc. Por lo tanto, es necesaria una buena anamnesis y un adecuado diagnóstico para poder planificar una rehabilitación a medida”, explica el fisioterapeuta.

Cuando se inicia el tratamiento es imprescindible conseguir una buena adherencia del paciente a la terapia. El simple hecho de tener que ir a rehabilitación para trabajar en recuperar o mantener la funcionalidad puede suponer un esfuerzo que el paciente se canse de realizar demasiado pronto. Si a ello se suma la posible presencia de dolor, una vida mayormente sedentaria, la adquisición o existencia de malos hábitos y poca actividad social, se puede complicar o retrasar la obtención de resultados en el tratamiento.

Es por esto por lo que el profesional debe buscar siempre una buena motivación para el paciente y así facilitar el logro de los objetivos establecidos. “Se ha observado que aquellos pacientes que muestran una actitud positiva y colaboradora a la hora de rehabilitarse se recuperan antes y de una manera más satisfactoria. Es muy importante motivar a los pacientes y estimular su estado anímico”, señala Pérez.

Publicidad