Domingo, 24 de Octubre de 2021

La planta de Stellantis/PSA/Opel en Figueruelas (Zaragoza) ha suspendido el turno nocturno de forma indefinida en las dos líneas de ensamblaje de vehículos de la industria ante la falta de suministro de componentes electrónicos con los que garantizar la producción, y ha anunciado posibles ajustes puntuales y temporales en la plantilla.


Publicidad


Así lo han confirmado fuentes del grupo de automoción, que han informado en las últimas horas de la suspensión del turno de noche en la línea 2 de la fábrica, de montaje del Opel Corsa, que se suma a la acordada ya el pasado mes para la línea 1, de fabricación del Crossland X y el C3 Picasso.

Estas fuentes han destacado que a pesar de que el anuncio “suena algo drástico”, el volumen de producción será el mismo al no verse visto afectada la demanda. La falta de piezas y la necesidad de ajustar la producción ha obligado a adoptar medidas para conseguir llevar a cabo la fabricación de una forma “más eficiente“, con dos turnos en lugar de tres y menos días de paro.

Al mismo tiempo, la empresa abrirá un periodo de negociación a partir de mañana para valorar la posibilidad de aplicar medidas como prejubilaciones pendientes o de transferir parte de la plantilla temporalmente a otras plantas con productos en lanzamientos o atender a requerimientos puntuales de trabajadores. Las fuentes referidas han destacado que una de las principales preocupaciones de los sindicatos se refiere a la situación de una parte de los trabajadores que optaron por el turno de noche por cuestiones de conciliación de la vida laboral con la familiar.

Tras señalar que se han pedido “voluntarios” para pasar a trabajar temporalmente a otras plantas, han añadido que todas las decisiones se debatirán y coordinarán con los representantes sindicales de la plantilla. En cualquier caso, han recordado que la planta tiene aún 80 días pactados hasta final de año para producción y que “si no es el personal de la noche, será el de la mañana el que deba acogerse a esta opción”.


Publicidad


Fuentes del comité de empresa han explicado que el anuncio ha vuelto a suponer un nuevo “jarro de agua fría” tras los paros productivos acumulados desde el pasado mes de julio, y que la suspensión del turno de noche obligará a una parte de la plantilla a entrar en ERTE de forma rotatoria.

Han valorado, sin embargo, que la empresa no tiene previsto realizar despidos entre los 650 trabajadores del turno de noche, y aunque no renovará los contratos de una treintena de eventuales, posiblemente serán reubicados en el turno de día. Este nuevo paro se suma a la suspensión del turno de noche el pasado mes de mayo y a los realizados ya los días 22 y 23 de julio, así como del 15 y 16 de agosto y del 5 al 8 de septiembre, una situación que provocó la inquietud entre la plantilla de trabajadores de la factoría.

Publicidad