Sabado, 11 de Julio de 2020

La relación matrimonial no funciona bien y, ¿está pensando en divorciarse? ¿Ha oído hablar del divorcio exprés?

España se ha convertido en unos de los países en donde más separaciones matrimoniales se producen. Los principales motivos de divorcio en una pareja son: la infidelidad, la falta de comunicación, los celos, problemas económicos, los trastornos de personalidad, la intromisión en la relación de familiares como padres, hermanos, cuñados o las adicciones, entre otras más.


Publicidad


PERO QUE HAY DETRÁS DE CADA SEPARACIÓN

Existen dos formas de actuar: a las buenas, poniéndose de acuerdos ambas partes de la pareja o bien a las malas y por la vía judicial.

La gran mayoría de los divorcios que se producen en España son divorcios de mutuo acuerdo, también considerados como divorcios exprés ya que se solucionan de una manera muy rápida. Gran parte de los divorcios se resolvieron mediante una negociación amistosa entre las partes afectadas y para ello debe de cumplirse una serie de requisitos principales como:

· Debe haber transcurrido al menos 3 meses desde la celebración del matrimonio. Es muy fácil comprobar por el juzgado o por el notario la duración del matrimonio, tan solo es suficiente el libro de familia o el certificado de matrimonio. No obstante si existe peligro para la vida de cualquier cónyuge o de los hijos, el divorcio puede ser solicitado en cualquier momento.

· Que ambos cónyuges estén de acuerdo con el divorcio, y hayan llegado a un acuerdo en cuanto a la custodia, régimen de visitas, pensión de alimentos, atribución de vivienda, pensión compensatoria, disolución de la sociedad conyugal (este último acuerdo es opcional, y puede hacerse en un momento posterior).

· El último domicilio conyugal, de al menos de uno de los miembros de la pareja debe de situarse en territorio español. El certificado de empadronamiento será suficiente para demostrarlo.

DIVORCIO EXPRÉS, LO MÁS RÁPIDO

El divorcio exprés, también llamado divorcio de mutuo acuerdo es el proceso más rápido y económico para romper el lazo matrimonial que une a la pareja. Permite que la pareja el poder divorciarse sin necesidad de intermediación judicial, es decir, sin tener que acudir a los tribunales.

Al promover el divorcio exprés debe de presentarse el llamado convenio regulador para lo que resulta recomendable el contar con la asistencia de un abogado de familia.

A pesar de que la intervención del abogado de familia no es de carácter obligatorio ayudará a elaborar el convenio regulador para que este no sea leonino, es decir, en el que no haya parte beneficiada ni parte perjudicada.

El convenio regulador es el documento en el que se determinan los efectos del divorcio, quedando abierto a la voluntad de las partes y debe regular:

· En el caso de existir hijos mayores de edad o emancipados pero no independientes, todas la medidas relacionadas con la custodia, visitas y comunicaciones.

· Se deberán de establecer las pensiones compensatoria a favor del cónyuge o alimenticias a favor de los hijos.

· Los gastos extraordinarios normalmente son al 50%.

· La liquidación de los bienes gananciales.

· La patria potestad.

· El ajuar de familia.

En los procesos de divorcio exprés ambas partes del matrimonio pueden estar defendidos por un mismo abogado de familia, con el consiguiente ahorro económico que esto supone.

En el supuesto caso que este tipo de divorcio no prosperase, debe de acudirse a la vía judicial en la que cada una de las partes precisará de su propio abogado.


Publicidad


El divorcio exprés es la vía de separación más rápida y sin problemas. El divorciarse no tiene por qué ser un paso atrás en la vida, sino al contrario, debe de ser el comienzo de unas nuevas e ilusionantes historias.

Como ya se ha comentado, los cónyuges deben de estar asistidos por un abogado de familia, pudiéndose tratar de un abogado en común para ambos cónyuges o que cada uno comparezca asistido por el suyo propio.

El proceso finaliza, procediendo a la expedición de las copias correspondientes, una para cada uno de los cónyuges y otra para el Registro Civil competente.

El divorcio exprés frente al divorcio contencioso, son todo ventajas: es mucho más rápido, más económico y menos costoso psicológicamente.

Publicidad
No Hay Más Artículos