Viernes, 03 de Diciembre de 2021

¿Eres de esas personas que quieren un amor verdadero, de esos que duran para siempre? Si andas buscando a tu persona especial, y no has logrado conocer a tu “crush”, es hora de que te apuntes a la experiencia “Lo quiero, No lo quiero”. Una nueva y particular manera deencontrar el amor, que llega a Zaragoza de la mano del establecimiento Noloveo, el primer restaurante sensorial de Aragón.

UNA CITA SORPRESA A CIEGAS

“Lo quiero, No lo quiero” nace como un nuevo proyecto que se incorpora a la dinámica del restaurante Noloveo, dónde todos los encuentros son en la oscuridad, poniendo a prueba cada uno de nuestros sentidos.  Y es que a partir del 11 de noviembre, los jueves y domingos del servicio de las cenas, albergarán estas citas a ciegas. Las parejas podrán interactuar y conocerse, mientras cenan, sin ni siquiera verse al entrar. Tan solo podrán hacerlo a la hora de la verdad, una vez terminada la cena.

Si ya te ha picado la curiosidad y quieres conocer a gente nueva, la mecánica es muy sencilla.  Lo primero que tienes que hacer es rellenar un formulario para que todo un equipo de “Celestinos” se encargue de organizarte una cita con la persona más compatible a tus gustos y aficiones. El siguiente paso es esperar a que en tu bandeja de correo electrónico aparezca el día y la hora exacta a la que tienes que acudir a Noloveo para disfrutar de tu cita a ciegas, en la más absoluta oscuridad.

EL MENÚ DEL AMOR

El encargado de que sí o sí te vayas de Noloveo con un buen sabor de boca es el reconocido chef aragonés, Toño Rodríguez Iguacel, que será el encargado de sorprenderos con un menú degustación con 4 pases (aperitivos, mar, montaña y postres) y un total de 11 elaboraciones donde plasma la esencia y tradición de la gastronomía aragonesa en cada plato.

¿QUÉ ES NOLOVEO?

Noloveo, abierto desde mayo de 2021, se encuentra en el famoso Tubo de Zaragoza y surgió como un novedoso experimento gastronómico donde la oscuridad es la protagonista. El interior del restaurante está totalmente a oscuras para proporcionar a los comensales el reto de comprender como es el día a día de una persona privada de visión y conocer los desafíos a los que se enfrenta. Los clientes cuentan con la ayuda del personal de sala, que es invidente, para superar todas las dificultades en la degustación del menú.

*Más información: http://loquiero-noloquiero.noloveo.es/

Publicidad