Domingo, 05 de Febrero de 2023

Era una relación mal vista por la familia de ella, que se había apoyado emocional y sentimentalmente en un primo suyo tras otra relación tormentosa. Él iba a venir a verla desde Barcelona, como había hecho en otras ocasiones. La diferencia es que esta vez la familia de ella se enteró.


Publicidad


Su hermano debía tener la idea clara. Quería que esa relación terminase porque no la veía con buenos ojos. Decían entre ellos que no era buena para su hermana, que no lo iba a pasar bien. Así que decidió ir a llevársela.

Su hijo le acompañó. La escopeta la llevaba su padre, estaba cargada y lista para disparar. Al llegar, le dijeron a ella que recogiese sus cosas, que se tenía que ir con ellos. Él llegó en una furgoneta y nada más llegar, en medio de la discusión, el hermano de la pareja de la víctima disparó contra ésta a través del cristal del vehículo.

Los cristales impactaron, al igual que las postas contra la cara del conductor, dejándole malherido, a pesar de que fue por su propio pie al centro de salud de Villamayor de Gállego. De allí le derivaron a Zaragoza y actualmente sigue ingresado. Fuentes cercanas al caso aseguran que podría perder la visión de al menos uno de sus ojos.

CÁRCEL PARA ÉL, LIBERTAD PARA SU HIJO

Los autores de los hechos se dieron ala fuga tras el disparo y después se entregaron a la Guardia Civil tras confesar haber sido los autores del hecho. Tras la investigación y la información que la Policía Judicial ha hecho del caso, el juez instructor ya ha tomado la decisión de mandar a prisión al autor del disparo.
Por otro lado, ha dejado en libertad al hijo de éste, al entender que no hay riesgo de fuga y que él, además de no se el autor del hecho, no tenía esa intencionalidad. Ambos siguen en calidad de investigados por tentativa de asesinato y amenazas.


Publicidad


Una historia que nace de las rencillas por una pareja que una de las partes no deseaba, el mismo móvil por el que hace unos meses, en Ejea de los Caballeros, costaba la vida a una persona y heridas de gravedad a otra. La Guardia Civil investiga este otro caso por el que un hombre entró en prisión y está a la espera del juicio. En este otro caso alegó que lo hizo en defensa personal al sentirse atacado por familiares de la otra parte. El origen del suceso tuvo lugar también tras el disparo de una escopeta.

Publicidad